La política actual: una suerte de páramo

Ayer, de cañas con una buena amiga y, en el tono de profundidad intelectual que caracteriza nuestras conversaciones, le decía:

  • Elena, ¿qué cojones es un páramo? ¿Por qué en todas las novelas cuando están describiendo el escenario de la siguiente escena te hablan del páramo? ¿En qué momento de nuestra vida decimos esa palabra? “Ey, ¿quedamos en el páramo?”. “Ayer fui al monte y nos comimos unos bocatas en el páramo”. No lo entiendo.

Elena, que también lee toda la mierda que ponen a su alcance y sabe estar a la altura de una conversación literaria excelsa, me decía:

  • Es mucho peor el “una suerte de…”. Eso sí que no lo ha dicho nunca nadie en su sano juicio en la vida real. En la novela con la que estoy ahora hay un personaje, al que describen como un zoquete, que de repente te suelta (de hecho, cada tres páginas dice algo así como): “conformé una suerte de vaso con mis gélidas manos”. Claro. Muy normal todo.

Después de eso, no voy a engañaros, pasamos a debatir si los bares modernos compran a posta las sillas de su padre y su madre para demostrar que son modernos o las roban en colegios de la antigua EGB y comedores sociales. Pero una, que es muy dada al pensamiento abstracto (o lo que es lo mismo, a dar vueltas a las gilipolleces), volvió a casa con ese runrun mientras miraba Twitter. El hashtag estrella de los políticos de ayer, en este caso de Unidos Podemos, era #laSonrisadeunPaís. Leí también una crítica al vídeo de campaña de Ciudadanos, #HéroesAnónimos (que como idea me parece buena, he de decir; quizá mejor para la anterior campaña, pero buena). Descubrí que Pedro Sánchez ha cambiado su foto de portada y ahora tiene a unos jóvenes felicianos mostrando carteles de plasticurri en los que pone “Sí”. No se sabe a qué, pero “sí”. Y Mariano… que corre rápido por Extremadura…

Ahí me di cuenta de lo peligroso que es mezclar la publicidad con la comunicación mal entendida, sobre todo en política. Eliminar el contenido del mensaje y cambiarlo por otro que queda bonito pero en nuestro día a día se traduce en… “una suerte de páramo”.

Páramo

No voy a entrar en el discurso populista de que esa gente tiene que hablar de qué va a hacer con gran parte de nuestros sueldos (que lo pienso), sino en el daño que han hecho Risto Mejide, los publicistas, los de relaciones públicas y toda esa gentuza… “la marca personal”. Los partidos políticos ya se comportan completamente como marcas, y los políticos como cantantes de pop. ¡Pero ojo! ¡que esto es en campaña! Porque luego llegan al poder y a ver dónde queda toda esta pantomima.

Una pantomima que reconozco que me divierte horrores (al fin y al cabo, soy gentuza), pero que no puede hacernos perder la noción que me preocupa que estemos dejando tan en un segundo plano: un PP con problemas graves de corrupción, un PSOE sin ideología ni propósito firme, un Podemos con ideas de perogrullo y que confía en un dinero público que no hay y un Ciudadanos con simpatizantes pero sin tropa contundente en filas que se vende al mejor postor.

Como diría mi jefa: “que los árboles no nos impidan ver el bosque”. Que una suerte de páramo no nos pierda en el comentario rápido y el chiste fácil, que lo que nos jugamos nos afecta. Y mucho.

Anuncios

2 comentarios en “La política actual: una suerte de páramo

  1. A mi me hace gracia lo que intentan parecerse a las campañas americanas… eso sí, a la hora de enfrentarse a un debate tiene que estar todo cronometrado, preparado y sin espontaneidad, mientras que los americanos hacen debates todas las semanas. A los nuestros les queda tanto por aprender!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s