China: tenemos tanto que aprender

Lo veo taaaaan claro.

La semana pasada China nos dio una lección a todos que no hemos querido asumir: el cierre automático. 

Tuvisteis que leerlo. China aplicó el mecanismo automático de suspensión de las bolsas “por caso de movimientos bruscos” dos veces la semana pasada. ¿Y esto qué es? Muy sencillo. Que si sube o baja la bolsa más de un 7%, ale, se cierra y punto.

Desde el punto de vista económico tiene menos sentido que presentar a los Gemeliers al Nobel de física, sí, porque la bolsa se mueve por percepciones y miedos, vaaaale. ¡Pero la idea en sí es brillante!.

Cierre bolsa china
El cierre de la bolsa china

Ponte que vas a currar, un martes, por ejemplo. Enciendes el ordenador, lees los correos pendientes, ninguno con buenas noticias, y a lo largo de las primeras horas la cosa no mejora. A eso de las 10 y media te llama un cliente, o quien sea, y te da una mala noticia. Cuelgas. ¡Pero serio! sin cara de pena ni nada. Apagas el ordenador, te pones el abrigo, te asomas al despacho de tu jefe, hasta mañana, hasta mañana, sales con gesto impertérrito y ¡oye! pues a casa.

¡Brillante!

Otro poner. Ponte que tienes novio. Y hoy es… miércoles, por ejemplo. Has tenido mucho curro hasta ahora y no has podido hacerle el caso suficiente como para darte cuenta de que algo le pasaba. Te hubieras dado cuenta si hubieras hecho un cierre automático en el curro como Dios manda el martes, pero no voy a eso. El miércoles te manda un Whatsapp a las 10 y media de la mañana (que es la hora a la que tienen sentido los cierres automáticos) en el que pone: “Tenemos que hablar”.

Para mí esto ya sería motivo de cierre chino. Pero ponte que además de tener mucho curro no te enteras de la misa la media y contestas:

  • Dime
  • ¿cenamos esta noche?

Y vas a la cena. Y no habla demasiado, ni pregunta qué tal el día, y en los entrantes te dice: “he estado pensando…“. ¡No le dejes seguir!. Gesto impertérrito, sacas 10 eurillos de tu bolso (que una cosa es cerrar a lo chino y otra a la francesa), los dejas encima de la mesa, te pones el abrigo, le sonríes y ¡oye! pues a casa. Y si vives con él cambias la cerradura y listo.

Chino listo
Pensadlo…

Y esta es mi propuesta de hoy. Aplicable, por supuesto, a recibos del banco, conflictos amistosos, preguntas del Trivial sencillas que te van a dejar en mal lugar, problemas con el ordenador, que seas incapaz de abrir la bolsa del Día y no seas de esa gentuza que se chupa los dedos para separarla… ¡sirve para todo!. El sentido común, la lógica, el buen hacer, asumir retos, aprender de los errores y todos esos inventos están sobrevalorados. Los chinos han dejado de hacerlo, pero nosotros no deberíamos…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s