La competencia

A ver cómo empiezo yo esto.

Hace unos meses, por un tema de curro, me escribió un periodista diciendo que se pasaba a la competencia de uno de mis clientes. Le contesté diciendo que me parecía fabuloso porque eso nos haría ponernos más las pilas para que volviera y haría también que, cuando volviera, lo hiciera convencido. La semana pasada volvió.

Se cierra el telón.

Se abre el telón. Aparecen unos actores desde el fondo del pasillo, detrás de las butacas. Giras el cuello.

Anteayer, por si no os enterasteis, fueron las elecciones generales. Los medios hicieron un seguimiento de los resultados que, comparado con el de hace unos años, daba gloria. En redes sociales ¿es cosa mía o muchos copiaron el seguimiento con grafiquitos instantáneos del Español en las regionales? El caso es que se pusieron las pilas.

Misma escena. En el escenario. Vuelves a girar el cuello.

Rajoy dando entrevistas en programas de televisión. Sánchez intentando mejorar en comunicación no verbal. Izquierda Unida haciendo campañón en redes sociales.

Se cierra el telón.

¿Cómo se llama la película? Siglo XXI: o compites o la diñas.

Vale. Y ahora sigo. En económicas te explicaban teorías de estas que aburrían a las ovejas, pero que luego te das cuenta de que, oye, tienen su enjundia. Quizá con ejemplos prácticos…

Hay tres teorías de la competencia. a saber: clásica, neoclásica y austriaca.

Teoría clásica de la competencia y la cooperación:

Pongamos que tu grupo de amigas ha salido a pillar. Sí, que en realidad es para pasarlo bien y lo importante es la amistad y todo eso. Pero son las 5, estás muriendo de sueño porque tienes 30 años y mucho curro y si no fuera porque estás soltera iba a estar ahí La Pantoja.

Pongamos que hay una tímida, pero que gana en la conversación  en distancias cortas (Manuela). Le ha puesto ojitos a uno (Manolo) que ha respondido sonriendo. Pongamos que otra de las amigas (Emilia), más echada p´alante ella, que se ha fijado en otro (Emilio), abandona por un momento su objetivo para acercarse a Manolo y decirle el ya “clásico”: “¿conoces a Manuela?”.

Total, que Manuela empieza a hablar con Manolo y descubren que es muy amigo de Emilio, a quien le presentan a su vez a Emilia. Al final todos pillan.

Intereses individuales que convergen dirigidos por una “mano negra” (llámese amistad o divertimento en el primer arranque de Emilia) en un interés común.

Competencia clásica

Adam Smith y sus secuaces le llamaban “Doctrina de la armonía de los intereses”

Luego llega Stuart Mill y hace un resumen de lo que decían los clásicos con varios factores a tener en cuenta.

  • El tiempo: si la discoteca cierra en media hora, por las narices Emilia iba a ayudar a Manuela.
  • Dificultad de aprendizaje: precisamente porque Emilia está hasta las narices de decirle a Manuela que tiene que soltarse la melena.
  • Seguridad o no de recompensa: si Emilia no se ha depilado, a las 01:00 pm como tarde ya estaba en casa viendo el Sálvame Deluxe.
  • Desagrado y dificultad: según los clásicos, los trabajos más duros y desagradables son los peor pagados. La cosa es que cuanto más bueno esté Emilio, más trabajo le costaría a Emilia ligárselo. Ahí luego se vieron flecos, porque igual por muy bueno que esté Emilio está más salido que un mandril con cadena perpetua, y cae rápido. Es decir, que tiene un valor agregado. Pero avancemos…

 

Teoría neoclásica:

Competencia monopolística no es que salga una amiga sola, sino que en la cuadrilla cada una tenga sus cadacualadas. Una es más abierta, otra más tímida, otra fiel seguidora de “Saber y Ganar”, otra bebe como si tuviera un hijo en la cárcel con el mandril clásico… Producto no homogéneo, vaya. Eso está guay cuando Marta, que hace poco que lo dejó con su novio de toda la vida, vuelve a salir. Porque sí, salís para pasarlo bien y porque sois muy amigas y para “echaros unas risas” y… que sí. Pero Marta vuelve a salir ahora cuando lleva años saliendo sólo cuando hay cumple y marchándose a las 12, qué cosas. La cuestión es que aunque esté desentrenada puede volver al mercado, como los micro empresarios, con características diferenciadoras.

Competencia monopolística

Competencia perfecta, sin embargo, es Nochevieja. Todas maqueadísimas, ya un poco desmelenadas después de la cena, sin demasiado don de palabra y que viva la vida (un producto mucho más homogéneo). Habéis salido muchas y hay mucho desconocido y desconocida (mogollón de oferta y demanda, vaya). Todas habéis salido a la misma hora y al día siguiente, día 1, no curra nadie (sin barreras de entrada ni salida). Ponte que a las 3 la primera ya está hablando con uno. En un cuarto de hora, ya está disperso el grupo y en plena acción. Algo así como un precio paramétrico. La información estaba clara meridiana, todas y todos llevaban perreando del orden de media hora. Entonces, ¿quién se llevará a los más guapos, listos, altos y atléticos? Porque sí, el producto es homogéneo, pero alguno habrá “innovado” más en el gimnasio, por ejemplo.

fiesta-nochevieja

Competencia imperfecta: la que mejor baile, la más guapa, o que sea percibida como más guapa, la que haya mostrado mejor sus atributos, valga lo soez de la expresión, la que haya sido más constante saliendo, porque el resto tenían que estudiar para el máster, y por eso conozca a más gente o, vete tú a saber, la que consiga partir las piernas a sus rivales más duras antes de que pillen ellas. Esto todo en teoría y para que se entienda, claro, que hay muchos escenarios posibles y no es recomendable la violencia en ninguno de ellos.

Y por último, la Escuela Austriaca:

Que viene a ser la amiga intensita que pilla y no lo cuenta en el grupo de Whatsapp al día siguiente, porque es más de introspección. Mal, porque no hay datos estadísticos que a las más alocadas les permitan hacer el ranking, y al final ¡en competencia económica se necesitan cifras!.

Intensa

A ver, sí, luego están Microsoft o las farmacéuticas, que son, en el primer caso, como la clásica del grupo que no pone filtros y se lía con los hermanos, primos, padres, y exnovios de las otras o, en el segundo, las que no les dejan a sus novios recientes salir con su grupo de amigos. De todo hay. Y ahí es donde al laissez faire hay que ponerle cierto límite porque si no todas empiezan a salir en topples y el bar Pepe a las 7 de la tarde se convierte en “Sodoma y Gomera”. Y la pobre Marta, cuando vuelve a la acción 12 años más tarde, se ve más perdida que Paquirrín en un doctorado.

Sirva toda esta chapa para decir que lo que está pasando en el mercado, en la política, en los medios (con salvedades, muchas, demasiadas), vaya, “ahí fuera”, tiene toda la lógica si pensamos menos en teoría y más en que somos humanos (con serias imperfecciones).

Y si mis amigas cada día salen habiendo perfeccionado más sus técnicas de ligue, o me pongo las pilas o no hay tu tía. No a cualquier precio, y nunca mejor dicho, porque la imperfección también es competencia monopolística. Quizá creer en el amor y no en “pillar por pillar” te lleve, precisamente, a ser más atractivo para el otro o el mismo sexo. En ese caso, eres Apple. ¡Cuidado! Tus amigas van a intentar imitarte. Ahora te toca defender que fuiste la primera.

Y así todo el rato. Currar y currar. No descansar. Innovar. Aprender. Fijarte más para sacar mejores conclusiones. ¿No es maravillosa la competencia?

*Pido disculpas por la simplificación y el reduccionismo. También por los errores cometidos, hace años que estudié estas teorías. Los sexos son aleatorios. Ellas y ellos con ellas y ellos o viceversa… somos todos humanos. La conclusión no es que Rajoy quiera pillar cachete. Y me encanta que la tendencia actual sea enamorar, básicamente porque en eso se basa mi sueldo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s