Trucos prácticos para superar el síndrome postvacacional

Nunca he entendido a los blogueros y su manía de hacer un parrafito previo aclarando de qué va a ir su post cuando el título no deja lugar a duda. ¿Tendría que empezar diciendo…

Tras esos días de merecido asueto, disfrutando del reposo estival, la playita, la familia, los viajes que has planeado durante tiempo y…?

Buff. Mira: se te han acabado las vacaciones. Tienes dos opciones: o lloras (opción nada desdeñable) o buscas la forma de hacerlo más llevadero. ¿Cómo?

Llévate a tu madre/abuela/padre/novio/animaldecompañía (“madre” de ahora en adelante) al curro. En las guarderías lo hacen. “Periodo de adaptación” lo llaman. Vas una o dos horitas y dejas a tu “madre” en la puerta. Le dices a tu jefe que si ve que estás llorando demasiado te saque y le abrazas. Cuando estés más calmado vuelves a entrar.

Quítate el fondo de pantalla del móvil que te has puesto este verano. Ese de la playa Cancún o Torrevieja. Lo contrario sería hacerte daño.

Noplaya

Piensa que peor lo tiene Amancio Ortega, que ha visto cómo en una semana se le iban de la Forbes Botín y Álvarez y conoce la regla del 3. Debe estar metido entre sus sábanas del Zara Home rezando todo lo que se sabe.

– Ponte a Amancio de fondo de pantalla.

Renueva tu lista de canciones del mp3, Spotify o lo que utilices. Nada de Enrique Iglesias. Ponte canciones de antaño, que lo más moderno sea de Los Brincos. Eso te recordará que otros han pasado a lo largo de la historia por ese trance y lo han superado.

– Tus compañeros de trabajo te preguntarán “¿Qué tal tus vacaciones?“. Lo hacen sin mala intención. ¡Pero no contestes! ¡No te explayes! Tú limítate a sonreír y decir: “bien, ya queda menos para las próximas“. Y que no se te ocurra sumar un “¿y las tuyas?”, porque eso hará que te las cuenten. Probablemente hayan estado en Tailandia. El 90% de los compañeros de curro en 2014 han ido a Tailandia. Si te lo cuentan te dará envidia y bajona por partes iguales. Recuerda: la clave; “bien, ya queda menos para las próximas” y seguir andando y forzando una sonrisa hacia tu pupitre.

– Si lo de Amancio no te consuela, piensa en el periodista  de El País que llevaba tres días indagando para publicar hoy el “Árbol genelógico de los Botín“. Que ha ido a poner esta mañana en la mesa de su jefe todo el tocho al grito de “¡¡lo tengo!!” y ha obtenido por respuesta un: “muy bien… pero acaba de morir el de El Corte Inglés. Ponte con los Álvarez…”

Busca en la desgracia de otros una oportunidad. Como el cachondo que ha inventado la clase de “Cuerpo y mente” en los gimnasios para aprovechar el filón de las depresiones de septiembre. Una amiga se ha apuntado. Dice que no sabe bien de qué va. El profesor seguro que tampoco. Pero la matrícula a ver quién se la quita.

¡Ánimo! ¡Sé fuerte! ¡Y empieza a preparar ya las vacaciones del año que viene! Cada mail que mandes te quedará uno menos para el verano de 2015. ¡A por ellos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s